Una bella flor se esfumó putrefacta en la soledad: frenético festín de la muerte en Valle

En las últimas horas fue encontrada sin vida en el municipio de Cartago, Valle del Cauca, Nicol Torres Jaramillo de 18 años, la joven que fue reportada como desparecida desde el pasado domingo 10 de marzo, en medio de extrañar circunstancias tras haber salido a una fiesta.

Las primeras versiones que se tienen del hecho es que la joven, quien había vuelto con vida alrededor de las 4:00 de la madrugada de aquel domingo a su vivienda, ubicada en el barrio La Cristina, luego de ir a una fiesta con unos amigos, recibió una extraña llamada, que fue apenase el preludio de la muerte.

“Ella estuvo festejando con algunos amigos, llegó a la madrugada a su casa, recibe una llamada, sale de su casa y luego aparece muerta”, confirmó el coronel Jorge Arturo Zuluaga Gómez, comandante de Policía Cartago.

Fueron horas de incertidumbre para sus familiares, quienes luego de ver que ella salió tras recibir aquella enigmática llamada no la volvieron a ver, y su reencuentro con ella fue en las peores circunstancias posibles en el curso del pasado miércoles.

“La joven Nicol aparece en un sector de la zona rural de Cartago, conocido como Cucharalarga. La llevaron a un potrero de una finca y allá la encontraron lastimosamente muerta el pasado miércoles, 13 de marzo”, añadió el comandante.

Agentes del CTI se encargaron de realizar el levantamiento del cuerpo, que no pudo ser inspeccionado por el avanzado estado de putrefacción en el que fue encontrado, y por ende, se desconoce también la causa real de su muerte.

Medicina Legal, en medio de sus labores forense, será la encargada de esclarecer las causas reales del deceso de la joven, de quien se supo no tenía amenazas en su contra, y era una mujer de buenas costumbres.