Su gran pasión, sangrienta carnada de la 'huesuda': rumbo a una cita con el luto en Boyacá

La llegada de un nuevo día entusiasmaba a Ferney Manrique a la práctica del ciclismo. Aquello lo delataban las dos bicicletas que llevaba en su auto, y que finalmente fueron la ‘carnada’ perfecta para que la muerte se posara sobre él.

Todo ocurrió la mañana de este sábado 16 de marzo, en el sector Pirgua en la doble calzada Tunja – Paipa. Muy temprano, Ferney se levantó a cumplir con sus deberes, y todo indica que atendió el llamado que le hacía su gran pasión. Tomó dos bicicletas, las montó en su auto, y emprendió camino.

Una versión apunta a que al llegar al sector mencionado, y al parecer conduciendo algo incómodo, Manrique paró la marcha de su auto para acomodar las bicicletas que llevaba en la parte trasera de su vehículo, con tan mala fortuna que al bajar fue arrollado por un pesado camión.

Sin remedio, las llantas de aquel pesado vehículo le pasaron por encima. Su vida se extinguió en el acto, y aquel hecho frenó la intención que tenía, presuntamente, de asistir a un evento ciclístico que se realizaría en la región. Solo quedó pactar una cita con el luto y la pena.

Autoridades de tránsito y peritos judiciales hicieron presencia en la zona para realizar el croquis del accidente, y hacer el levantamiento del cadáver de la víctima, que fue trasladado a la sede de Medicina Legal, donde luego de la respectiva necropsia será entregado a sus familiares, quienes le darán el último adiós.