El Bernabéu se pone a los pies de Zidane

Un clamor. Es fue lo que sucedió en el Bernabéu cuando a las 16.08 horas el speaker del estadio acabó de anunciar el banquillo del Madrid y tras una breve pausa lanzó el famoso: “Entrenadoorrrr Zinedine….”. La respuesta de la grada fue un atronador Zidane. La cerrada ovación antes del himno de la Décima habló por sí sola.

El técnico francés, que cumple esta tarde 150 partidos al frente del Madrid en el que es el inició de su segunda era en el banquillo, ha sido recibido con los brazos abiertos por una afición que ratificó así de manera rotunda la apuesta del club por el entrenador del trienio victorioso en Europa. Para él fue la atención principal de las decenas de fotógrafos que esperaban la salida la césped de los equipos.

El efecto que buscaba el Madrid en los jugadores se ha producido de manera rotunda en la afición. Después de lo vivido con Lopetegui y Solari, el Bernabéu se entrega de manera absoluta a Zidane. Ha bastado menos de una semana para comprobar que la decisión tomada el 31 de mayo pasado provocó secuelas. Nueve meses infernales han convertido a ZZ en el héroe que acude al rescate de los suyos tras haberse retirado agotado después de tantas batallas ganadas.

Apoderado del efecto Zidane, después de mucho tiempo el Bernabéu se olvidó de abroncar al árbitro y al anuncio del VAR.

Antes del partido, en los alrededores del Bernabéu de lo que se hablaba era de Zidane más que del partido, los jugadores y los cambios que podrían aparecer en el once. La reflexión era común: “¡Si hubiera llegado antes!”. De momento, Zizou ha cargado las pilas de un equipo deprimido en todos sus estamentos. Ahora llega el momento de medir la potencia real del efecto. Ya rueda el balón en la alfombra del Bernabéu para saberlo.