Caja de Previsión Social de Casanare, salpicada por corrupción

Según la Fiscalía, en Colombia existe una red criminal cuyo modus operandi es liquidar e intervenir EPS de manera injustificada para robarles los usuarios y trasladarlos a otras EPS que pagaron millonarias coimas por este ilícito.

El escándalo

Según la fiscalía Eva Katherine Carrascal, ex delegada de la Superintendencia Nacional de Salud, es la protagonista de este millonario desfalco a la salud, un escándalo que apenas empieza a destaparse.

La exfuncionaria habría utilizado su cargo público para realizar actuaciones ilegales, como por ejemplo ordenar la liquidación de una EPS o imponer medida de vigilancia especial. Esto, con el fin de beneficiar a una estructura delincuencial integrada por John Alexander Colmenares, Guillermo Grosso, exinterventor de Saludcoop y Javier Peña Ramírez, exdirectivo de Cajacopi EPS.

Capresoca EPS

Dentro de las siete entidades que aparecen mencionadas en el escrito de acusación presentado por la fiscalía, aparece la empresa de salud casanareña, la cual fue objeto de una medida preventiva de vigilancia, en desarrollo de esa medida se presentó un plan de mejoramiento que fue objeto de seguimiento por parte de la Superintendencia y, además, se tramitó una solicitud para redistribución de afiliados.

El favorecimiento

Para el mes de febrero de 2017, los miembros de la red criminal asesoraron a la entidad frente a las acciones requeridas para normalizar su situación financiera y Carrascal, a cambio de dineros, intervino para favorecerlos proporcionándoles información privilegiada.

Como consecuencia los miembros de la red accedieron a contratos de salud en el departamento de Casanare, a través de la sociedad Clínica Casanare.

En el documento, publicado por W Radio, la Fiscalía relata como a través de la compañía Medical Corporation S.A, se hicieron pagos de facturas por servicios que nunca fueron prestados.

“Eva Katherine Carrascal, amparada en sus funciones de vigilancia  favoreció a sus amigos  para que esos pagos se agilizaran y a cambio obtener beneficios económicos”, dice el documento del ente acusador.

Para la época de las asesorías irregulares a Capresoca, ocupaba la gerencia Luz Liliana Hernández Vargas, quien estuvo en el cargo desde el 4 de enero hasta el 10 de noviembre del 2017.