Yerry Mina, bajo la lupa de Marco Silva