Solicitan modificar la meta de deforestación en el Plan Nacional de Desarrollo

Aunque la cifra de deforestación de 2018 aún no ha sido publicada, se calcula que podría superar las 200.000 hectáreas. FCDS

El 5 de marzo, 18 organizaciones y los 25 niños y adolescentes accionantes de la primera tutela de cambio climático en Colombia radicaron una carta ante los coordinadores y ponentes del Plan Nacional de Desarrollo. En el documento le piden al Congreso de la República que modifique la meta de deforestación propuesto por el gobierno de Iván Duque para el PND 2018-2022.

“La meta actual no busca reducir el número de hectáreas deforestadas sino mantenerlo constante durante los próximos cuatro años. Si se conserva el ritmo actual de deforestación, Colombia perdería más de 800.000 hectáreas de bosques durante este tiempo: aproximadamente seis veces el tamaño de Bogotá. La meta actual del Plan Nacional de Desarrollo va en contra vía del Acuerdo de Paris, del compromiso de alcanzar una tasa de cero deforestación en la Amazonia colombiana a 2020 y de la sentencia 4360 de 2018 que declara a la Amazonía sujeto de derechos”, escribe Dejusticia, la organización que lideró la tutela de cambio climático y esta petición.

De acuerdo con los firmantes, la meta actual no busca reducir el número de hectáreas deforestadas sino mantenerlo constante durante los próximos cuatro años. Si se conserva el ritmo actual de deforestación, Colombia perdería más de 800.000 hectáreas de bosques durante este tiempo: aproximadamente seis veces el tamaño de Bogotá. (¿Cuál meta de deforestación sería la más adecuada?)

En ese sentido, el gobierno incumpliría compromisos internacionales como el Acuerdo de París –firmado por Colombia en 2015, en donde se compromete a alcanzan una tasa de cero deforestación para 2020, algo que el entonces ministro de ambiente Luis Gilberto Murillo consideró imposible–, la Declaración Conjunta de Intención con Noruega, Alemania, Reino Unido e Irlanda del Norte y la sentencia 4360 que declara a la Amazonía como sujeto de derechos.

El problema, según la carta que recibieron los ponentes del PND, son los indicadores. El Plan Nacional de Desarrollo del gobierno de Santos II determinó que la meta de deforestación eran máximo 90.000 hectáreas al año. La meta propuesta por el gobierno Duque pone la línea base en “Crecimiento de la deforestación a nivel nacional respecto al año anterior”, es decir, el número de hectáreas deforestadas entre 2016 y 2017: 179.597.

“Utilizar la tasa de crecimiento de las hectáreas deforestadas como indicador nos preocupa profundamente, pues significa que la meta se cumple siempre y cuando no aumente el número de hectáreas deforestadas, es decir, si se siguen deforestando 219.973 hectáreas anualmente. Si se analiza la información proporcionada por el IDEAM en la gráfica anterior, es claro que en 2017 este número alcanzó el punto más alto desde 2010. Por lo tanto, el indicador actual permite que durante el cuatrienio se pierda una cantidad exorbitante de bosque: hasta 879.892 hectáreas. Teniendo en cuenta que la deforestación es el principal motor de emisiones de gases efecto invernadero según el IDEAM, es preocupante que la meta planteada permite que se continúe deforestando a velocidad exorbitante”. (La deforestación continúa: aumentó 23% en 2017)

Hay algo más. Valentina Rozo, una de las accionantes contra cambio climático, fue la primera en advertir ese asunto. La abogada hizo un análisis en Semana Rural sobre la meta de deforestación y analizando los indicadores del Sistema Nacional de Evaluación y Gestión de Resultados del DNP, y los informes del Ministerio de Ambiente, se dio cuenta de que el gobierno Santos (el de 2014 a 2018) reportó un cumplimiento de la meta de deforestación en un 158%. Sin embargo, la deforestación en el país se cuatruplicó en su periodo presidencial, pasando de 124.053 hectáreas taladas entre 2014 y 2015 a 178.597 entre 2015 y 2016, y 219.973 entre 2016 y 2017.

Como el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales reporta las nuevas hectáreas deforestadas, podemos decir que las hectáreas deforestadas en el gobierno Santos II fueron 398.694.053, dos veces el tamaño de Bogotá.

“El indicador de Duque difiere bastante al del gobierno anterior. Santos se concentró en hectáreas deforestadas en vez de la tasa y se comprometió a que en 2018 la tala de bosques alcanzaría un máximo 90.000 hectáreas por año. La meta, claramente, no se cumplió y ese 158% es igual a 219.973. Como se deforestó más de lo que se planteó, consideran ese excedente como un logro (…) Por su parte, Duque está empezando su mandato con un indicador que podría usar a futuro para decir fácil que está ganando la lucha contra la deforestación”, escribió Rozo.

Entre las organizaciones que piden el cambio de la meta de deforestación se encuentra el Comité Ambiental por la Vida, la ONG Amazon Conservation Team, Clima Lab, Eco Humedales, Barranquilla+20, Clínica Jurídica de Interés Público de la Universidad de Medellín, Funantam, Programa de Acción por la Igualdad y la Inclusión Social (Paiis), Corporación SOS Ambiental, Movimiento Ambiental Sacha, Greenpeace, la Clínica de Medio Ambiente y Salud Pública de la Universidad de los Andes, Colectivo Túnel Verde, Futuragro Export, la Fundación Natura, Alianza para la Sostenibilidad (Alisos) y a Red Universitaria para los Derechos de Acceso a la Información, la Participación y la Justicia en Asuntos Ambientales. Se sumó el ex ministro de medio ambiente, Manuel Becerra.

*Infoamazonia es una alianza periodística entre Amazon Conservation Team, Dejusticia y El Espectador