No soy alcohólica, ni embarazada'

No
es ningún secreto que las últimas semanas no han sido precisamente
fáciles para Paris Jackson. Aunque la joven ha tratado de mantenerse
al margen del enésimo debate que ha reabierto el documental “Leaving
Neverland” sobre la naturaleza exacta de la relación que su padre
mantuvo con varios menores de edad, lo cierto es que le ha resultado
imposible escapar a la presión mediática.

La salida a la luz esta semana de una serie de
imágenes en las que aparecía bebiendo mientras celebraba Mardi
Grass acompañada de sus amigos en Nueva Orleans y manteniendo una
acalorada discusión con su novio en plena calle ha hecho saltar las
alarmas sobre el bienestar de la modelo y actriz, que a finales del
año pasado tuvo que ingresar en rehabilitación para lidiar con su
consumo de alcohol y su salud emocional.

Ante la magnitud que estaba alcanzado la historia,
Paris se ha visto obligada a recurrir a su cuenta de Twitter para
aclarar que la situación fue sacada completamente de contexto. Para
empezar, la pelea con su chico habría sido en realidad una pantomima
que ellos habían improvisado para entretener a sus acompañantes.
“Mi novio y yo recreamos una escena de ‘The Californians’ de
SNL. Dios, es verdad que parece la escena de una ruptura en un
drama”, ha aclarado- y se preguntó dónde están las pruebas de
tendría un problema de adicción.

“Yo fumé un poco de marihuana en UNA ocasión
en mi tejado, y de repente soy una adicta a las metanfetaminas, una
alcohólica, una loca de las fiestas que también se ha casado en
secreto y está embarazada, y que además puede que tenga un pene”,
ha añadido para ironizar sobre los descabellados rumores que
circulan acerca de su persona.