El pasaporte complica la llegada de Maxi Gómez al Barcelona

Maxi Gómez es otro de los objetivos que tiene el Barcelona para reforzar el centro del ataque para la próxima campaña. Es un jugador al que vienen siguiendo desde hace tiempo y que gusta a la secretaría técnica. Una incorporación que tiene sus pros y sus contras.

En el lado positivo, además de su calidad, está el precio. El futbolista tiene una cláusula de 50 millones, pero si el Celta acabara descendiendo el precio de su libertad sería exactamente de la mitad. Y eso es un precio más que interesante en un mercado claramente inflacionado.

Sin embargo, tiene un hándicap importante. El uruguayo ocupa plaza de extra comunitario y eso supone un problema. En estos momentos el Barcelona tiene cubiertas las tres plazas de extra comunitarios con Arthur, Arturo Vidal y Malcom. Si quisieran traer a Maxi Gómez se verían obligados a desprenderse de uno de esos tres jugadores.

La continuidad de Arthur es innegociable, la de los otros dos no tanto, si bien ambos han llegado esta temporada al Barcelona. La de Malcom sería la más factible.