Se cumple el primer año del nuevo esquema de aseo en Bogotá

Óscar Pérez – El Espectador.

Esta semana se cumplió el primer año de la implementación del nuevo esquema de aseo y los balances son positivos para el Distrito, que resalta la entrada de 537 vehículos de última tecnología y de 10.746 contenedores, que fueron instalados en 15 localidades de la ciudad. 

Lea: Reciclaje: el gran reto del segundo año del esquema de aseo en Bogotá

De acuerdo con la directora de la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos (Uaesp), Beatriz Elena Cárdenas, las metas se cumplieron acorde a lo esperado, así como las obligaciones de hacer, en las que se incluyó la contenerización en toda la ciudad. 

“El segundo componente es la instalación de canecas nuevas. Ya los concesionarios han venido entregando las cestas, de las cuales ahora habrá una por cada 90 personas. Es importante porque allí los habitantes de la ciudad podrán separar los residuos aprovechables y no aprovechables. Así vamos a ver mucho más limpia la ciudad”, dijo Cárdenas. 

Le puede interesar: El relleno Doña Juana no crecerá 

Asimismo, se resaltó el incremento de la flota de vehículos recolectores de basura y de las barredoras mecánicas, que se utilizan para la limpieza de calles así como puentes peatonales, vehiculares y plazoletas, entre otros.

Con respecto a la contenerización, la directora de la Uaesp manifestó que hasta el momento, de acuerdo con la interventoría, se han ubicado 10.746 contenedores en 15 localidades de la ciudad (Chapinero, San Cristóbal, Santa Fe, Usaquén, Usme, Bosa, Ciudad Bolívar, Puente Aranda, Rafael Uribe Uribe, Tunjuelito, Fontibón, Kennedy, Engativá y Suba), pero aun faltarían algunos de los 5.000 destinados a la recolección del reciclaje, ya que no se había determinado su ubicación con los recicladores. “Esto mejorará significativamente la cantidad de reciclaje que recogen”. 

Con respecto a las cestas de basura, que fueron tema de discusión el año pasado por las condiciones que se dictarían sobre su estructura, la Uaesp indicó que estas permitirán disponer correctamente de las colillas de cigarrillos, así como su diseño impide que se haga un uso incorrecto de ellas.

Para su ubicación, los operadores tendrán un año más y se espera que ubiquen 80.000 de estas en toda la ciudad con lo que habrá una caneca por cada 90 habitantes, con lo que Bogotá se convierte en una de las ciudades de América Latina con mayor número de estas. 

Por último, ante las críticas que se han hecho con respecto a las campañas  sobre el uso de los contenedores y las prácticas para reciclar, Cárdenas aseguró que el Distrito si ha venido desarrollando la socialización en la ciudad, como por ejemplo en la pasada Copa Davis y el Torneo Fox Sports, y asegura que también es tarea de los recicladores incentivar a la ciudadanía a separar las basuras. 

“Este esquema está diseñado para que los ciudadanos aprendan a disponer bien de los residuos que generan y así aprovechar al máximo todos los materiales, lo que sin duda le ayuda a Bogotá, a los propios ciudadanos y al medio ambiente”, señaló en comunicado la Uaesp.

Con respecto a Doña Juana, la directora dijo que se viene trabajando desde el 2016 para concretar la acciones que se tomarán dentro del relleno sanitario. “Todos políticamente utilizan este tema para decir que hay que cerrarlo. Lo que vamos a dejar listo es la optimización, es decir, construir los muros de contención y adecuar las zonas para llevar los residuos allí. No vamos a comprar predios de la comunidad cercana al relleno. Estamos optando por una alternativa, como la incineración de la basura para la generación de energía”. 

Sumado a esto, la actual administración deberá presentar ante la ANLA (Agencia Nacional de Licencias Ambientales) la solicitud para ampliar la vida útil del relleno sanitario, por lo que por ahora su futuro está en manos del ente ambiental. 

A la actual administración le queda menos de un año y su reto será completar con estas últimas dos metas y de paso lograr que la ciudadanía se comprometa más a separar los residuos y a darle un buen uso a los contenedores que se encuentran en toda la ciudad.