Estos fueron los vínculos de Joaquín “el Chapo” en Guatemala, a propósito de su condena por narcotráfico

Una de las últimas fotografías del Chapo Guzmán es esta, cuando era escoltado el día que fue extraditado de México a EE. UU. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Una de las últimas fotografías del Chapo Guzmán es esta, cuando era escoltado el día que fue extraditado de México a EE. UU. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

La relación del Chapo Guzmán con Guatemala va más allá de su captura, ocurrida el 10 de junio de 1993, cuando recién cruzaba la frontera con México, en un operativo en el cual participó quien años más tarde sería presidente del país, Otto Pérez Molina, hoy procesado y en prisión por varios casos de corrupción.

William Oliva

"El Chapo" justo antes de bajar al túnel para escapar de la cárcel. (Foto: Prensa Libre/ Secretaría Nacional de Seguridad de México)

Desde Otto Herrera, pasando por la familia Lorenzana, se cuenta la historia de contactos que tenía en el país el poderoso jefe del cartel de Sinaloa, quien en algún momento fue incluido en el listado de multimillonarios de la revista Forbes.

La periodista guatemalteca Julie López se ha dedicado a investigar el paso del capo mexicano en el país. En el 2016 escribió el libro El Chapo Guzmán: la escala en Guatemala, en el cual relata, entre otros aspectos, que encontró socios para trasegar droga desde Sudamérica hacia México y EE. UU.

Fuentes citadas por López en el libro cuentan, por ejemplo, cómo a finales de los años 80 y principios de los 90 algunos oficiales militares del Ejército de Guatemala de aquella época mostraban signos inexplicables de enriquecimiento y algunos aparecían con vehículos que no habrían podido pagar con su modesto sueldo.

Lea también: 20 momentos claves en al vida criminal del Chapo

Asimismo, en el capítulo titulado, Guatemala portaviones del narco, del libro de López, se cuenta que en esos años la Policía Militar Ambulante y la Guardia de Hacienda descubrieron que desde las avionetas que sobrevolaban el suroccidente del país dejaban caer ladrillos de cocaína en las fincas que los militares vigilaban, lo cual era “una invitación al negocio”, en el que al final de cuentas varios militares se involucraron.

Uno de los nombres más sonados

Dentro de los nombres que se asocian con el jefe del cartel de Sinaloa está el de Otto Herrera; quien, según investigaciones, dirigía operaciones de tráfico de drogas utilizando la ruta de El Salvador, Guatemala y México.

Investigadores relataron días después de su captura, que ocurrió en Bogotá, Colombia, el 21 de junio del 2007, que había “evidencias de que el guatemalteco tenía nexos con los carteles de Juárez y Sinaloa, dirigidos por Joaquín el Chapo Guzmán e Ismael el Mayo Zambada”.

Lea también: ¿Quién tomará las riendas del cartel de Sinaloa tras la sentencia del Chapo

La nota publicada por Prensa Libre un día después de su aprehensión detalla que cuando Herrera fue capturado ofreció US$700 mil a cada uno de los agentes del DAS (Departamento Administrativo de Seguridad de Colombia) para que lo dejaran en libertad.

En el 2014, López escribió un artículo para Plaza Pública en el cual relata que “los destinos de —el Chapo— Guzmán y Herrera estaban unidos por la cocaína y el dinero” y que “para 2003, Herrera era una pieza clave importante en los negocios de Guzmán”.

Otto Herrera, custodiado por agentes del DAS, cuando fue capturado en Colombia. (Foto: Hemeroteca PL)

¿Y los Lorenzana?

Al respecto de la sonada familia zacapaneca, un artículo publicado por Univisión, días después de la condena a cadena perpetua en EE. UU. de Elio Alexánder Lorenzana Cordón en febrero del 2018, señala que este almacenó durante dos décadas múltiples cargamentos de cocaína provenientes de Colombia para que el cartel de Sinaloa los cruzara por la frontera entre México y California.

El artículo cita declaraciones de un asistente interino de la División Criminal del Departamento de Justicia de EE. UU., quien afirma que “Lorenzana Cordón era líder de una importante organización internacional de narcotráfico con estrechos vínculos con el cartel de Sinaloa”.

La condena de Elio Alexánder Lorenzana Cordón y de su hermano Waldemar que se produjo en mayo del mismo año, supuso un duro golpe para el clan. Los hermanos fueron extraditados en el 2014 a EE. UU. y en el 2016 se les encontró culpables de narcotráfico, en el Distrito de Columbia.

Anteriormente, el padre de los Lorenzana Cordón, Waldemar Lorenzana Lima, alias el Patriarca, fue condenado en el 2015, también en EE. UU., por narcotráfico. En el 2017 salió de prisión, por padecer de alzhéimer, y regresó al país, de acuerdo con información del Buró Federal de Prisiones estadounidense.

Negocios con amapola

Otro de los nombres que se menciona al hablar del Chapo en Guatemala es el de Cornelio Chilel, condenado el 6 de julio del 2016 a 54 años de prisión por un tribunal guatemalteco. Fue conocido como “El Rey de la amapola”, pues controlaba extensos sembradíos de esa flor en el norte de San Marcos.

Según autoridades estadounidenses, la organización liderada por Elio Lorenzana distribuyó toneladas de cocaína procedente de Colombia. (Foto Hemeroteca PL)

Chilel llegó a ser el hombre más buscado por la justicia en Centroamérica hasta el 31 de agosto del 2006, cuando fue capturado en un operativo efectuado por más de 600 policías y unos mil soldados, en el que también se contó con la colaboración de las autoridades mexicanas y de EE. UU.

Chilel permaneció menos de un año en prisión, pues el 24 de julio del 2007 fue liberado por un escuadrón armado que aprovechó que la Policía lo trasladaba a otra prisión. En el ataque murieron dos agentes y uno de los atacantes; sin embargo, en mayo del 2015 fue recapturado.

El narcotraficante utilizó durante muchos años su condición de campesino para traficar drogas y evadir a las autoridades, que lo acusaban de coordinar la producción de la planta de heroína negra en el área montañosa cercana a la frontera con México.

Aunque no hay ninguna evidencia de que haya sostenido vínculos directos con el Chapo, investigadores del Ministerio Público y la Policía Nacional de Guatemala, dijeron en el 2011 a Prensa Libre que Chilel estaba a cargo de un grupo que elaboraba y manejaba la droga en el norte de San Marcos.

También que el grupo de Chilel y otros que operaban en Guatemala eran controlados por el cartel del Golfo o el de Sinaloa, este último bajo el mando del Chapo Guzmán.

Cornelio Chilel fue condenado a 54 años de cárcel por un tribunal de San Marcos. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL).

El “Komanche”

Recientemente, Byron Ariel Pérez Payeras, alias el Komanche, fue detenido el 6 de febrero último, y enfrenta cargos por narcotráfico, por supuestos vínculos con el cartel de Sinaola.

Este martes aceptó ser extraditado a EE. UU., según dijo, porque “allá voy a estar más seguro”.

La acusación precisa que Pérez Payeras recibía cargamentos de droga provenientes desde Colombia y los remitía hacia México.

También se le atribuyen contactos directos con el cartel de Sinaloa, cuyo líder, Joaquín el Chapo Guzmán, fue declarado culpable este mismo día en Nueva York.

Durante la audiencia, Pérez Payeras, de 40 años, aceptó entregarse de forma voluntaria. “Allá voy a estar más seguro”, declaró ante los jueces.

El Tribunal Tercero Penal, presidido por Saúl Álvarez, avaló la extradición.

Otto Pérez Molina, expresidente de Guatemala (2012-2015) participó en el operativo de captura del Chapo en 1993, hoy, enfrenta tres procesos judiciales por corrupción. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Pérez Molina y el intento de soborno

En junio del 1993, cuando se produjo la captura del Chapo en Guatemala, uno de los que participó en su captura fue el expresidente Otto Pérez Molina.

En medio de uno de los procesos que se le siguen por corrupción, en el 2015 el mandatario guatemalteco afirmó en una audiencia que, como muestra de su honestidad e integridad, rechazó aceptar un soborno que el Chapo le ofreció el día que fue capturado en Guatemala.

Antes había ofrecido declaraciones a Univisión de que el capo le había ofrecido “millones de dólares”.

En el 2015 Guatevisión publicó una investigación citando informes de la filial mexicana del Servicio Internacional de Noticias (ISJ por sus iniciales en inglés), en donde detallaba que la Procuraduría General de la República de México confirmaba que, durante una investigación sobre el asesinato de un arzobispo católico en 1993, había descubierto detalles del presunto soborno que El Chapo le habría ofrecido a Pérez Molina y que el general guatemalteco habría recibido, aunque después lo traicionó.

Contenido relacionado

> Juicio a “El Chapo”: cómo Joaquín Guzmán se convirtió en uno de los narcos más poderosos del mundo

> La esposa del “Chapo” Guzmán le expresa su amor tras el final del juicio en EE. UU.

> El Chapo pagó por sexo con niñas, según documentos judiciales

O sea que otto perez molina tambien tiene los higados apestosos de mordida?

Pues ustedes son lacras del chapo porque no narran el final de la captura del chapo en Guate?