Sayco y la DNDA se quejan, los organizadores dan parte de tranquilidad

A menos de 72 horas del inicio del festival, cuando la producción ultimaba los detalles, cayó el aviso. En sus redes y página oficial, Sayco compartió en la tarde del miércoles un comunicado según el cual “una medida cautelar prohíbe la comunicación pública de las obras musicales que serían interpretadas por los artistas contratados, las cuales son representadas por la Sociedad de Autores y Compositores de Colombia SAYCO, toda vez que, a la fecha, el productor del evento no ha cancelado los derechos patrimoniales de autor que se causan”.

La organización se tomó un tiempo prudente para responder, pero lo hizo en la noche. A menos de 66 horas del comienzo del festival, emitió su comunicado asegurando que, como ha sido el caso en todos sus eventos hasta ahora, cumplirán las normas y se le cumplirá a la gente. Explica que ya se adelantan conversaciones con las entidades para “atender sus solicitudes” y añade que “a lo largo de nuestra trayectoria organizando el Jaming Festival -que ya cumple ocho años- mas dos versiones del Jamming Summer Fest, siempre hemos cumplido en lo artístico y en lo legal, y esta vez no será la excepción”.

Le puede interesar: Ahmad Zahir: el ‘Elvis afgano‘ que simboliza tiempos mejores

El drama que fue… antes de sentarse a negociar…

Para Sayco y para la ley el festival a las 3 de la tarde estaba suspendido. La sociedad de gestión colectiva de derechos de autor argumentaba que los organizadores del evento habían transladado su sede de Chía a Ricaurte para “evadir el pago legal de los derechos de autor comprometidos”, y denunciaba “la anuencia de las autoridades municipales que expidieron el permiso para la realización del espectáculo público aceptando una paz y salvo emitido por un gestor individual denominado Garrido Abad que no representa las obras musicales del caso”.

Jorge Garrido Abad, arrojó una búsqueda rápida en internet, trabajó por casi dos décadas en Sayco y Acinpro. Una vez salió, decidió “crear una empresa que asesorara a los diferentes establecimientos de comercio, para pagar un precio más económico y más justo, porque estando dentro de Sayco-Acinpro yo era consciente del abuso que se efectuaba en contra de muchos establecimientos de comercio del país”. Eso dijo en una entrevista con un blog santandereano en 2016.

El comunicado de Sayco asegura que el alcalde del municipio de Ricaurte, Carlos Andrés Prada, ya está al tanto de la situación, y “tiene la obligación legal de dar cumplimiento a la misma”. Esto, hasta que “no se cancelen los derechos de autor a quien legítimamente representa las obras musicales (SAYCO), deberá acatar el fallo judicial impidiendo la realización del evento JAMMING FESTIVAL 2019 en su jurisdicción”.

A las suspicacias que generó que el anuncio se haya dado tan encima del evento, Sayco aseguró a través de su coordinadora de comunicaciones, Daniella Eljach, que solo fue emitida hasta ahora pues la medida tiene un trámite ante la “división jurisdiccional de la DNDA, que debe ir acompañada de una póliza para cubrir los posibles perjuicios que se puedan causar -por un valor de 500 millones en este caso-, que tiene un trámite interno y solo salió el 11 de febrero”.

Le sugerimos: Los discos esenciales de rock lanzados en 1994: un recuento en videos

Si bien la medida cautelar había sido emitida el 11 de febrero, la DNDA y Sayco no contaban aún con el soporte físico, sin el cual, para Eljach, resultaba irresponsable anunciarla. Sayco también compartió un documento con fecha del 5 de febrero, destinado al alcalde de Ricaurte, que le comunicaba que le estaba prohibido al festival usar las obras musicales pues el organizador del evento no había cancelado los derechos correspondientes a las obras de 20 artistas.

Eso, al parecer, ya se está negociando entre las partes. Eso, asegura la organización, significa que nada cambia y todo sigue en pie.