Por 91 casos, abusador de menores pagará 60 años de cárcel

Un total de 19 videos, 72 imágenes y por lo menos tres testimonios fueron las pruebas que llevaron al juez noveno del circuito de Barranquilla a proferir una condena por 60 años de prisión contra Juan Carlos Sánchez Latorre, conocido como ‘Lobo Feroz’.

En por lo menos 91 casos se demostró que el analista y programador de sistemas abusó sexualmente de menores de catorce años y además realizó otros actos sexuales con niños y niñas en la capital del Atlántico.

Correos enviados a Héctor Manuel Farías López, miembro de una red internacional de intercambio de pornografía infantil en México, darían cuenta de que los hechos ocurrieron entre julio de 2007 y noviembre de 2008.

Sin embargo, un testimonio presentado por la Fiscalía indica que el ‘Lobo Feroz’ seguía asechando a sus víctimas inclusive en 2010.

En uno de los videos, entregados en 2011 por la Unidad de Atención a Delitos Cibernéticos de la Secretaria de Seguridad Pública del Estado de Jalisco (México) a la Interpol y a la Policía Colombiana, Sánchez afirmaba que inclusive había abusado sexualmente de 276 menores de edad.

El condenado se ganaba la confianza de sus víctimas dándoles dinero para videojuegos. Entre los lugares a los que concurría para acceder a sus víctimas están los centros comerciales de ‘Metro Centro’ y ‘Portal Prado’ en la ciudad de Barranquilla y el parque ‘Happy City’. Uno de los correos enviados a Farías López, incluía una fotografía de niños jugando en ese lugar con el asunto: ‘Los próximos van a caer’.

Sánchez Latorre fue capturado el 6 de diciembre de 2017 en Maracaibo (Venezuela) y su extradición se efectuó el 13 de septiembre de 2018.

Durante el proceso, el acusado aceptó los cargos de acceso carnal abusivo con menor de catorce años, actos sexuales con menor de 14 años y pornografía con menor de 18 años.

A pesar de aceptar los cargos, el condenado no tiene derecho a una rebaja de hasta la mitad de la pena por que los delitos están asociados a menores de edad. 

El procesado adelantaba dicha labor (grabar videos) con fines lucrativos y a sabiendas que estos serían exhibidos a otras personas para igual fin lujuriosos, pues así lo admitían los mensajes

“El procesado adelantaba dicha labor (grabar videos) con fines lucrativos y a sabiendas que estos serían exhibidos a otras personas para igual fin lujurioso, pues así lo admitían los mensajes”, manifestó la juez.

En algunos de los correos Sánchez Latorre daba datos personales a cambio de recibir aportes de Farías López por los videos.

Uno de los testigos, que hoy tiene 22 años, narró cómo a los 5 años el ‘Lobo Feroz’ abusó de él y otra de las víctimas sostuvo que cuando tenía 9 años, accedió a “acostarse con un hombre” (Sánchez Latorre) por 5.000 pesos. Sin embargo, cuando manifestaba su inconformidad y que quería irse, este lo abusaba sexualmente mientras lo grababa.

Según el juez, Sánchez Latorre intentó “evadir su responsabilidad penal” huyendo a Venezuela. 

Los relatos de los niños victimas nos informan que dichos abusos ocurrían a puerta cerrada, aspectos que permiten considerar que tenía conciencia sobre su reprochable proceder“, manifestó la juez. 

Además dijo que en las imágenes en las que Sánchez Latorre participaba cometiendo abusos a menores,  “el sentido común” permite establecer que “no puede concluirse una edad mayor a los 14 años” frente a las víctimas. Además en algunas de sus comunicaciones el ‘Lobo Feroz’ hace referencia a niños menores de 13 años. 

JUSTICIA