Las imágenes de un leopardo negro capturadas por un fotógrafo de vida salvaje durante una expedición en Kenia

Más noticias que te pueden interesar

El nombre del fotógrafo británico de vida salvaje, Will Burrard-Lucas, está en boca de curiosos y expertos tras anunciar públicamente en redes sociales su última y asombrosa captura: un raro ejemplar de leopardo negro. El felino es tan raro que se creía casi un animal extinto, pues no se tenían documentos fotográficos en primer plano y de tan alta calidad que confirmasen su presencia desde la última vez que fue fotografiado en Etiopía, África, hace más de 100 años.

Will Burrard-Lucas se encontraba de expedición por el campo Laikipia Wilderness, en las llanuras de Kenia, cuando se topó con un extraño ejemplar. Según cuenta el fotógrafo inglés, el leopardo estaba al acecho de una presa en plena noche y reconoce que su pelaje, completamente negro, llegó a confundirlo con una pantera.

Sin embargo, gracias a las cámaras infrarrojas, descubrió más tarde que se trataba de un raro ejemplar de leopardo negro (con su patrón de rosetas tan característico), convirtiéndose así en “la criatura más impresionante que he fotografiado”.

Hasta entonces, la última imagen que se tenía de un animal de estas características data del año 1909, fecha en que otro fotógrafo inmortalizó a un leopardo negro en Etiopía. Actualmente, este documento fotográfico se conserva en el Museo Nacional de Historia en Washington DC.

Recientemente, el Instituto de Investigación sobre Conservación de San Diego (Estados Unidos) y el Loisaba Conservancy de Kenia publicaron un estudio en la revista African Journal of Ecology en el que se da constancia del hallazgo de un leopardo negro en la región de Laikipia, en Kenia.

La publicación científica incluye fotografías captadas de forma automática por las cámaras “trampa” con luz infrarroja de los movimientos de una ejemplar joven de leopardo negro en Kenia. Un animal, como el fotografiado por Will Burrard-Lucas, afectado por melanismo.

El melanismo es un exceso de pigmentación oscura en un animal provocado por una mutación genética que da lugar a que los animales afectados luzcan de un color negro. El ejemplo más característico es el de la pantera negra, pero no es el único.