La preocupante y veloz proliferación de escorpiones que atemoriza a Brasil

Compartir

Redacción BLes– En la gran urbe de São Paulo en Brasil, aumenta la preocupación de sus ciudadanos por la proliferación de escorpiones, cuyas picaduras han aumentado significativamente en los últimos años, de acuerdo a cifras suministradas por el Ministerio de Salud de Brasil.

En los últimos cuatro años, el número de muertes por picaduras de escorpión registradas por el sistema sanitario de Brasil se ha más que duplicado, pasando de 70 en 2013 a 184 en 2017. Los casos de picaduras de escorpión han pasado de 37.000 en 2007 a 126.000 el año pasado.

Si bien antes los escorpiones se veían en áreas rurales, los cuatro tipo de escorpiones ahora se ven también en los cascos urbanos.

Las calurosas ciudades brasileñas se han convertido en un excelente hábitat para esta especie, debido a las redes de alcantarillado, abundante agua y los alimentos depositados en la basura, de acuerdo a Hamilton Coimbra Carvalho, investigador en problemas sociales complejos de la Universidad de Sao Paulo, recoge RT.

Coimbra Carvalho destacó también que en Americana, un municipio del estado de Sao Paulo, los equipos que realizan búsquedas nocturnas de escorpiones capturaron más de 13.000 en 2018, lo que equivale a un escorpión por cada 15 personas.

El escorpión amarillo, o Tityus Serrulatus, es el más mortífero de las cuatro especies de escorpión que existen en Brasil. 

“Con la deforestación y el aumento de los centros urbanos, el escorpión está aumentando su presencia”, explica Rogério Bertani, un especialista en escorpiones en el Instituto Butantan de São Paulo. “El contacto con los seres humanos es muy grande. Personalmente creo que la tendencia irá a peor”.

“Estos escorpiones tienen un metabolismo bajo y pueden vivir varios meses sin alimentarse”, explicó Bertani.

Asimismo el escorpión amarillo es partenogenético, es decir que la hembra puede reproducirse sin ser fecundada por machos, y come insectos como cucarachas. 

Ir a la portada de BLes.com.

Compartir