Gobierno va hacia posible acuerdo con organismos multilaterales

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El Ecuador y el Fondo Monetario Internacional (FMI) aceleraron las conversaciones con el fin de alcanzar un posible acuerdo financiero con el multilateral como “socio estratégico”.

Gerry Rice, vocero principal del FMI, confirmó el pasado martes 12 de febrero de 2019 que un equipo del organismo está en Quito “para identificar cómo el FMI puede apoyar de la mejor manera el plan de política del Gobierno” de Ecuador.

El directivo mencionó que el posible acuerdo busca proteger a los pobres y más vulnerables. Otros objetivos serán “impulsar la competitividad y la creación de empleo, mejorar la transparencia y la lucha contra la corrupción, así como fortalecer las bases institucionales de la dolarización”.

La última vez que el país firmó un acuerdo con el ente fue en febrero del 2003, con Mauricio Pozo como ministro de Economía y Finanzas.

Ayer, el Gobierno explicó que además del FMI, el Sistema de Naciones Unidas (ONU), el Banco Mundial, el BID y la Corporación Andina de Fomento (CAF) intensificarán su asistencia técnica y financiamiento para impulsar el empleo y la protección social de los más vulnerables.

La evolución del endeudamiento público

En Twitter, el ministro de Finanzas, Richard Martínez, destacó que esos organismos pueden ofrecer un potencial financiamiento de bajo costo y largo plazo, para ahorrar recursos y viabilizar los proyectos sociales. “Asumimos con responsabilidad el financiamiento externo, para no comprometer el futuro”.

Este año, el país requiere unos USD 9 100 millones de financiamiento para cubrir sus necesidades de gasto y pago de deuda pública.

Además, el país busca recursos para fortalecer las reservas internacionales, que cerraron en USD 2 626,8 millones; es decir, solo cubren el 64% de los depósitos bancarios. El FMI precisamente se especializa en entregar financiamiento para fortalecer ese indicador.

Según el Ministro de Finanzas, el 90% de las fuentes estaban ya identificadas hasta enero. Aunque en esa ocasión no se consideró al Fondo, Martínez no descartó acudir a este, siempre que sea en buenas condiciones y respalde el “programa prosperidad” planteado por el Gobierno.

Además, desde el año pasado, misiones del multilateral habían visitado el país para dar asesoría técnica.

Pero este año, los acercamientos han sido mayores y han tenido más peso.
El presidente Lenín Moreno y Martínez se reunieron en enero pasado, en el marco del Foro Económico de Davos, con la máxima autoridad del FMI, Christine Lagarde.

Según el Ministro, esa cita sirvió para mejorar las relaciones con el ente y dejó la puerta abierta para un “potencial acuerdo”, en caso de que el país lo requiriera. En esa ocasión, Lagarde destacó los programas sociales del Gobierno.

Una semana después de ese encuentro, Martínez se reunió en Washington con el director adjunto del FMI, David Lipton.

En tanto que este mes, representantes del organismo se han reunido con gremios del sector privado. Eduardo Ledesma, presidente de la Asociación de Exportadores de Banano del Ecuador (AEBE), fue parte de una cita el 4 de febrero pasado, en Guayaquil.

Ledesma dijo que comentaron al ente algunos pedidos que han realizado al Gobierno como la eliminación de trámites, la generación de líneas de crédito, la reforma a la Ley del Banano y una reducción del impuesto único de Banano.

Walter Spurrier, vocero de Análisis Semanal, señala que el FMI presta recursos a tasas de interés de entre 2 y 3%, mucho más bajas que a las que accedió el país en enero, cuando emitió deuda en bonos a una tasa del 10,75%.
Según Spurrier, si Ecuador da el paso de firmar el acuerdo con el ente, otra implicación positiva será que el indicador de riesgo país, que mide las probabilidades de que un país caiga en mora, se reduzca.

Con un menor riesgo país, el costo financiero para Ecuador en caso de buscar recursos en el mercado de los bonos sería más bajo. Según el Banco Central, el riesgo país se ubicó en 706 puntos hasta el lunes.

Pero como parte del acuerdo, el país tendrá que acordar un programa con el Fondo.

Los programas que financia el FMI suelen plantear medidas de reducción de gasto y aumento de ingresos. Según Spurrier, el ente podría plantear un mayor recorte de gasto de sueldos públicos y más reducción de gasto de subsidios de combustibles.