Expertos: marihuana medicinal se establecerá mundialmente y Panamá será clave

Expertos coincidieron este martes en que será cuestión de unos diez años para que la industria ligada a la marihuana medicinal se establezca a nivel mundial, y Panamá jugará un papel importante por su sólida economía y posición geográfica.

Así lo dijeron este martes investigadores y empresarios que asisten a la primera Cumbre Mundial sobre Cannabis Medicinal en Panamá, organizada por CannaTech e iCAN:Israel-Cannabis y que culmina mañana miércoles.

CannaTech reúne a los mejores expertos del mundo en los campos de la ciencia, la medicina, las finanzas, la tecnología agrícola, la innovación y la política gubernamental, con enfoque en el cannabis medicinal y en todas sus oportunidades.

CannaTech muestra a las compañías e ideas a la vanguardia de la industria mundial del cannabis, señalan los organizadores del foro en su página de internet.

Investigadores, científicos, expertos en tecnología agrícola y farmacéutica, reguladores, inversores, y empresarios del cannabis participan del encuentro.

Destacan que en esta “explosiva” y pujante industria juega un papel esencial el gobierno como regulador y la empresa privada, todo en un marco legal.

El colombiano Andrés Galofre -cofundador de la empresa de cannabis medicinal Khiron Life Science Corp., la primera compañía colombiana que transa en la Bolsa de Toronto y con operaciones en Colombia, México, Perú, Chile y Uruguay- dijo a Efe que “esta es una industria que a nivel mundial está tomando una fuerza gigante”.

“Latinoamérica está siendo hoy un centro de atención en el mundo y países del primer mundo se están volcando a esta zona, para ver no solamente la parte de cultivo, sino el acceso a pacientes”, señaló Galofre

El presidente y el Fundador de CannaTech e Israel-Cannabis (iCAN), Saúl Kaye, estimó que en unos 5 años esta industria de la marihuana medicinal se estabilizará a nivel local y regional, y en unos 10 años a nivel mundial.

Para el experto canadiense Jason Mardock estos tiempos pueden variar o acortarse, ya que con el respaldo de la tecnología y los avances culturales “se puede hacer en menos tiempo”.

Kaye indicó que básicamente lo que se intenta hacer con esta Cumbre Mundial en Panamá es comunicar los cambios que se están aplicando en Israel en esta materia.

Explicó que en Israel, con la marihuana medicinal, se ha ayudado a mucha gente que padecen enfermedades como epilepsia y anorexia, entre otras, y, dijo, “queremos ver cómo llevar las investigaciones de esta tecnología y esta medicina a todo el mundo”.

El fundador de iCAN indicó que para la Cumbre se pensó en Panamá, pues cuenta con una de las economías más estables en Latinoamérica basada en el dólar, y porque además históricamente ha sido un centro de negocios y también lo será para esta industria de la cannabis medicinal.

En el país centroamericano están las instalaciones del Centro Internacional de Excelencia de TheraCann International (COE) en Panamá Pacífico, en las orillas del Canal interoceánico.

TheraCann International ofrece soluciones llave en mano de servicio completo para la industria farmacéutica regulada de cannabis, pero su COE en Panamá no contiene cannabis ni productos relacionados, según Canatech.

El panameño Raymond Harari, fundador de la empresa Canalis Capital, dijo que sabiendo la manera en que funciona como centro logístico y con todo el impacto que tiene el Canal, la Zona Libre de Colón y otras áreas industriales, “Panamá podría importar la materia prima de este producto, procesarlo aquí, hacer todos los procesos de extracción, purificación, y de ahí poder exportarlo a todo el mundo”.

“Esto puede generar gran cantidad de trabajo y oportunidades para el país y muchísimas inversiones del extranjero que están buscando eficiencia logística, un paso que todavía no se ha tocado en nuestra industria pero que si lo hacemos a tiempo podemos posicionar a Panamá como el país que tome las riendas en este aspecto”, afirmó Harari.

Un proyecto de ley que legaliza el uso de la marihuana líquida con fines medicinales se encuentra estancado en el primero de tres debates en el Parlamento panameño, tras ser presentado en noviembre de 2017.EFE