El truco japonés para acabar con las canas

Se llama Hair Server y su contenido es un derivado natural de la melanina (la responsable de darle color a nuestra piel). Solo hay que aplicarlo después de lavarse el pelo y dejarlo actuar durante cinco minutos. Los resultados no se dan de inmediato, sino paulatinamente, así que no es un producto para impacientes. Las canas empiezan a ganar color después de un mes o dos. Si no eres capaz de salir a la calle con la cabeza blanca, esta alternativa no es para ti, ya que no se debería mezclar con tintes tradicionales.

Aunque sus creadores aseguran que no es un tinte, los dermatólogos consideran que sí lo es, solo que mucho menos agresivo: contiene moléculas muy pequeñas que se adhieren o penetran el cabello y tienen un color que oscila entre el negro y el café, por esta razón solo funciona en personas de pelo oscuro.  

La marca tiene unas recomendaciones para usarlo: aplicarlo con las manos, pulverizar el producto con guantes para no dañar las uñas, esperar cinco minutos, lavar el pelo, secar con una toalla y luego con el secador. Dicen que aplicarlo tres veces a la semana es suficiente y, cuando ya no hay canas, basta con una vez.

El producto ya cuenta con más de media docena de premios como uno de los mejores cosméticos capilares del mercado. Su éxito, según los consumidores, se debe a que a la hora de eliminar las canas las personas prefieren un producto que dure. La rutina de la tintura y las raíces es agotadora y esclavizante. Además, prefieren tratamientos menos agresivos, que no dañen el pelo. Por eso, aunque con esta invención japonesa toca aguantarse unas cuantas semanas con el pelo blanco, de ahí en adelante mantener el color es fácil, cómodo y mucho más delicado.