El Museo Nacional de Río de Janeiro inició su recuperación tras ser devorado por las llamas

El antiguo palacio, víctima de las llamas en 2018, empieza poco a poco a levantarse de las cenizas. Un equipo de rescatistas, incluyendo a los empleados del museo, empezaron los trabajos de recuperación del establecimiento y las obras de arte.

ANUNCIOS

En la noche del 2 de septiembre de 2018, el Museo Nacional de la ciudad de Río de Janeiro fue consumido por las llamas. Todo el establecimiento quedó destruído y una gran parte de su colección quedó arruinada por el fuego.

El desastre dejó una profunda tristeza en Brasil. Cinco meses después, el museo reabrió sus puertas para mostrar los trabajos de rescate que se realizan. El proceso será lento, pero el optimismo se siente en la comunidad carioca.

Un clima de alegría y optimismo reina en Río de Janeiro

‘La cultura está de luto’ fue uno de los mensajes que circularon en las redes sociales durante varios días, luego del incendio en el Museo Nacional. Fue una catástrofe para la historia y cultura brasileña y mundial.

Son incontables los daños que el fuego hizo en el antiguo palacio, que todavía luce quemado. Varios muros se derrumbaron, vigas quedaron retorcidas y muchas piezas y obras esperan ser recuperadas y restauradas.

Luziana Carvalho, paleontóloga del Museo, dijo a la agencia EFE que el día del incendio se encontraba trabajando allí e incluso llegó a entrar en uno de los edificios para “intentar salvar algunos de los fragmentos que se encontraban en el lugar”.

La paleontóloga subrayó que la recuperación será lenta ya que el material está muy dañado y sensible.

A pesar de que el panorama no es alentador, el personal del museo asegura que “ya no reina un clima de tristeza sino de alegría” porque “se pueden recuperar más piezas de lo esperado”.

El palacio que fue residencia de la familia real portuguesa y la familia imperial brasileña

El Museo Nacional de Río de Janeiro, ubicado en la Quinta da Boa Vista, fue fundado el 6 de junio de 1818 por el rey Juan VI de Portugal, lo que lo convierte en el más antiguo de Brasil.

Actualmente, la institución es administrada por la Universidad Federal de Río de Janeiro y es considerado como uno de los museos más importantes de América Latina por su impresionante colección de arqueología.

Por lo menos 100 mil piezas, de los 20 millones de artículos que posee el Museo, eran provenientes de diversas civilizaciones de América, África y Europa. Con el incendio, se perdieron casi por completo.

Con EFE y AFP