Dávinson Sánchez, todo el partido en triunfo del Tottenham sobre Borussia Dortmund

El colombiano Dávinson Sánchez (i), durante el partido de este miércoles entre Tottenham y Borussia Dortmund.AFP

Antes de que rodara la pelota, Wembley, como homenaje, le dedicó un minuto de silencio al futbolista argentino Emiliano Sala y al legendario portero inglés Gordon Banks. Cuando el balón empezó a adueñarse de la verdad, el Tottenham no fue bonito, no fue arrollador, pero fue efectivo. Pochettino reinventó al local y mandó a la lona al Borussia Dortmund (3-0), con goles del coreano Heung-Min Son, del belga Jan Vertonghen y del español Fernando Llorente, que encarrilaron a su favor la eliminatoria de octavos de final de la Liga de Campeones. El defensor colombiano Dávinson Sánchez jugó todo el partido.

Un tanto del surcoreano en mitad de un encuentro aburrido y pálido abrió las puertas del cruce a los londinenses; el de Jan Vertonghen, casi al final del choque, amplió la ventaja; y un remate de cabeza de Llorente a continuación dejó al Tottenham con un pie en los cuartos de final de la máxima competición continental. Las bajas trastocaron los planes de ambos equipos. Pochettino, sin la referencia arriba de Harry Kane, prescindió de la figura del ‘nueve’, priorizó no recibir goles y posicionó una defensa de cinco defensas para ahogar al Dortmund.

Ni siquiera el argumento de Fernando Llorente, titular los últimos partidos, encandiló al argentino y le dejó en el banquillo hasta los últimos diez minutos en favor de Heung-min Son como falso centrodelantero. Lucien Favre tampoco lo tuvo fácil. En su alineación no aparecían lo nombres de Marco Reus y Paco Alcácer, ambos fuera por lesión, lo que le obligó a jugar con Mario Götze como máxima referencia arriba. Los dos equipos estaban fuera de su zona de confort y lo pagaron con una primera parte con pocas emociones.

Un remate de cabeza de Dan-Azek Zagadou, salvado milagrosamente por Hugo Lloris sobre la línea, echó al olvido la primera parte y presionó a un cambio a Pochettino. Pero el argentino se mantuvo firme, confió en su idea y Son, nada más salir del descanso, cuando aún muchos aficionados se encontraban en los baños de Wembley, adelantó a los ‘Spurs’. Achraf se adornó, intentó sacar el balón tirando un caño y se lo entregó al rival en tres cuartos de cancha. El Tottenham se lanzó al cuello. Jan Vertonghen puso un centro milimétrico que sobrevoló a Zagadou y Son hizo olvidar la aburrida primera parte acomodando el balón con el interior a las mallas.

De repente, Pochettino estaba sacando adelante un partido que minutos atrás parecía condenado al ostracismo. Noqueado por el gol, el Dortmund perdió su mejor arma, la capacidad combinativa y se secó en ataque, necesitado de una revolución inexistente en el banquillo. Apagado Christian Pulisic, flamante fichaje del Chelsea para la próxima temporada, intermitente Mario Götze e intrascendente Axel Witsel. Tres pilares venidos abajo que agudizaron el desarme de un Dortmund más concentrado en las gradas que en el campo.

Dando prácticamente ambos equipos por bueno el empate, el Tottenham castigó la inexperiencia del Dortmund. Primero fue Vertonghen, rematando solo en el segundo palo un gran envío de Serge Aurier, y más tarde el recién incorporado Llorente, que cabeceó desde dentro del área pequeña un saque de esquina de Christian Eriksen. Sin un partido brillante, el Tottenham, de la mano del planteamiento de Pochettino, venció al Dortmund y extrajó todo lo que pudo de un encuentro que no pareció de 3-0, pero que sí lo fue. Cosas del fútbol, planteamientos de Pochettino.

3 – Tottenham Hotspur: Lloris; Alderweireld, Vertonghen, Sánchez, Foyth, Aurier; Winks, Sissoko (Wanyama, m.91), Eriksen, Moura (Llorente, m.84); y Son (Lamela, m.90).

0 – Borussia Dortmund: Bürki; Hakimi, Toprak, Diallo, Zagadou (Schmelzer, m.77); Witsel, Delaney, Dahoud; Sancho (Guerreiro, m.88), Pulisic (Brun Larsen, m.87) y Götze.

Goles: 1-0. Son, m.47, 2-0. Vertonghen, m.83, 3-0. Llorente, m.86.

Árbitro: Mateu Lahoz (ESP) amonestó a Aurier (m.12) por parte de los locales y a Delaney (m.54) por parte de los visitantes.

Incidencias: Partido correspondiente a la ida de los octavos de final de la Liga de Campeones disputado en el estadio de Wembley (Londres).