Cultura huilense de luto

El mundo folclórico del departamento del Huila rinde homenaje póstumo a quien fuera su primera Reina Nacional del Bambuco. Luz Cucalón García Paz en su tumba.

Diario del Huila, Cultura

Para el año 1961, Neiva, la capital Huilense da origen y surge el primer Reinado Departamental y Nacional   del Bambuco. Luz Cucalón García es coronada como Reina Departamental y luego como Reina Nacional del primer certamen bambuquero del Huila.

Su presencia y acciones como soberana, le dieron brillo al concurso que apenas despuntaba y que a la fecha es orgullo de nuestra tierra por tratarse del más importante en su género a nivel nacional.

Hablar de las fiestas es remontarnos también a la historia del festival; e historiadosres coinciden que la historia La fiesta del San Pedro en el Huila, hoy convertida en el Festival y Reinado del Bambuco, se remonta a 1790, cuando el gobernador de la provincia, Lucas de Herazo, ordenó la celebración de un jolgorio especial como acción de obediencia al Rey de España, Carlos IV.

Fue así como, durante diez días, el pueblo, que cubría buena parte del norte y centro de lo que hoy es el departamento del Huila, prendió la fiesta o La jura , como se le llamaba en esa época.

Entonces, los plateros, los horneros, los zapateros, los albañiles y los del campo se entregaron a las noches de danza, mojiganga (comedias y entremeses) y a la iluminación en las plazas, cada noche.

Según el cura Andrés Rosa, en su libro Esencia, estilo y presencia del Rajaleña, el 24 de junio se realizaba un baño general en el río Magdalena, muy de mañanita, con chingue colorado, totuma y jabón de Reuter.

Entre tanto los días 28 y 29, había grandes comilonas, y los rajaleñas suena que suena, y los copleros cante que cante mientras eran rodeados de lindas damas.

De ahí que hoy el Festival y Reinado Nacional del Bambuco no solo tenga mujeres bellas bailando el himno del Huila, sino además cabalgata, la vara de premios, pólvora, riñas de gallos, aguardiente de caña y música con la banda del pueblo, que toca más alegre cuando el toro le da sus tres vueltas al borracho.

Adicionalmente, las fiestas suenan con instrumentos de cuerda y un tambor, acompañadas de un buen sancocho de gallina o de pescado, plátano verde asado en brasas, y el plato de puerca asada en el horno de la casa. Sin olvidar el insulso, el maduro, la arepa delgadita, la agua de panela y, por supuesto, las achiras.

La primera reina

El reinado Fue en 1960, en la terraza del Negro Barreto, que se le dio rienda suelta a la imaginación y nació el Reinado del Bambuco.

Un año después, llegaron las reinas de Surco (sur colombiano: Caquetá, Huila y Tolima) a pelearse la corona símbolo de unas fiestas que representan el folclor huilense.

Aquel año de 1961, Neiva se vio invadida por danzas, conjuntos típicos y carrozas montadas en zorras de tiro que llevaban a las candidatas.

En la noche final, el pueblo coronó como primera reina de las fiestas del Bambuco a la huilense Luz Cucalón García.

La beldad lució un traje típico creado gracias a la mezcla de ideas de las mellizas Fero, Alicia y Elvira: flores rojas y blancas invadieron su cabellera recogida, collares vistosos cayeron coquetamente de su cuello trigueño y la blusa blanca, igual a las que tradicionalmente usan las campesinas boyacenses, o sea de gola sin mangas, adornaron su hermoso busto.

Su falda, semirotonda de satín azul, a media pierna con flores estampadas y circunscritas por encajes blancos, reposó sobre enaguas blancas; y sus pies, fueron protegidos por unas zapatillas doradas.

Su parejo, en cambio, llevaba una camisa blanca con pechera bordada, un pañuelo raboegallo amarrado a su espalda, un cinturón de tres hebillas, un pantalón blanco y unas alpargatas.