Cuando trabajar no garantiza unas condiciones dignas de vida

El principal problema que arrastra en estos momentos el mercado laboral es la generalización del empleo de mala calidad. Esta adversidad afecta a millones de personas que han de aceptar condiciones laborales deficientes, según destaca un nuevo informe publicado este miércoles.

“Estos trabajos tienden a ser informales y se caracterizan por un salario bajo, inseguridad y poca o inexistente protección social y derechos laborales”, explicaba en rueda de prensa en Ginebra, la directora general adjunta de políticas de la Organización, Deborah Greenfield.

El estudio sobre Perspectivas sociales y del empleo en el mundo: Tendencias 2019 indica que durante el año pasado “la mayoría” de los 3300 millones de personas ocupadas carecían de la suficiente “seguridad económica, bienestar material e igualdad de oportunidades”, y añade, que los progresos en la disminución de desempleo a nivel mundial no evidencian “una mejora de la calidad del trabajo”.

Lo resumía en pocas palabras el director del departamento de investigaciones de la Organización Internacional del Trabajo, Damian Grimshaw, “tener empleo no siempre garantiza unas condiciones de vida dignas”. Grimshaw añadió que hay 700 millones de personas que viven en condiciones de pobreza extrema pese a tener trabajo.

Audio:

Duración: