Aire contaminado de Medellín causaría miles de muertes al año

Desde hace algunos años la mala calidad del aire se ha convertido en uno de los principales temas de discusión en Medellín al punto que la ciudad tuvo que declarar contingencias ambientales.  Con el fin de tener conocimiento más preciso acerca del impacto que genera la contaminación en la salud de la ciudadanía, la Contraloría General de la ciudad publicó una investigación en compañía de la Universidad Nacional en la que denuncia que entre 2011 y 2016 murieron 22.922 personas por la mala calidad del aire y advierte que el número podría aumentar.

El informe es enfático en señalar que la mala calidad del aire produce o intensifican las enfermedades respiratorias en la ciudad de Medellín. Según los datos de la información se atendieron más de de tres millones de casos relacionados con enfermedades respiratorias agudas en centros de salud de la capital de Antioquia.

El informe recoge un dato global publicado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) que cuenta que anualmente mueren en el mundo 4.2 millones de personas a causa de la contaminación atmosférica, lo que indica que no es un problema propio de la ciudad, aunque Medellín sí tiene problemas particulares.

En cuanto a la normatividad vigente, la Contraloría señala que la implementación de actividades que ayudaran a disminuir la contaminación atmosférica fueron tardías y que aún hoy las autoridades ambientales de tres de las más grandes ciudades de Colombia (Medellín, Bogotá y Cali) no son suficientes para mitigar la contaminación proveniente del incremento en el parque automotor.

Solo en Medellín, entre 2005 y 2016 el número de automotores, en los que se incluyen automóviles, vehículos de servicio, público, motos y camiones, se incrementó en un 280 % al pasar de 478.000 a 1.338.833.

Así mismo, la Contraloría afirmó que las medidas aplicadas al uso de combustibles que fueron apoyadas en referentes internacionales no han cumplido totalmente su función ya que “no existen normas locales que exijan el refinamiento de los combustibles que permitan el cumplimiento de dichas normas”.

El informe también muestra que este problema de ciudad ya es reconocido por la misma ciudadanía. En una encuesta realizada para el estudio, el 97 % de los indagados asume como un riesgo entre alto y muy alto la contaminación atmosférica para la salud y el 87 % cree que existe una relación entre la gripe o la dificultad para respirar con la contaminación en el aire.

A pesar del conocimiento ciudadano y administrativo el problema que continúa. Por solo poner un ejemplo, este miércoles 13 de febrero, 12 de los 18 puntos de medición de calidad del aire en la ciudad amanecieron con niveles dañinos para algunos grupos sensibles como niños y adultos mayores

Con la intención de hacer menos bajos los niveles de contaminación que pueden ser dañinos para la salud humana diferentes organismos de control locales han tomado medidas como la extensión de la medida de pico y placa y otras medidas de control para la industria, que comienzan la semana entrante, ya que hay temporadas especiales en las que las condiciones ambientales son más propicias para que se den mayores índices de contaminación.