El 'karoshi', la sobrecarga laboral lo puede llevar a la muerte

El Ministerio de Salud del país nipón comenzó a acuñar el término a partir de 1987, cuando las estadísticas recopiladas año tras año revelaron las cifras tan altas de japoneses que fallecen –o se suicidan– debido al estrés del trabajo y las extenuantes jornadas laborales a las que están expuestos, que pueden llegar hasta las 15 horas diarias.

De acuerdo con el Consejo Nacional en Defensa de las Víctimas de Karoshi, actualmente el número de muertes puede llegar hasta las 10.000 anuales. De hecho, los casos están tan disparados que si un juez determina que una persona murió por ‘karoshi’, la familia recibe una compensación por parte del Gobierno y de la compañía de no menos de 20.000 dólares (algo más de 62 millones de pesos) y que puede alcanzar los 1,6 millones de dólares (5.000 millones de pesos).

Esta cultura del trabajo al extremo se ha convertido en una verdadera epidemia, hasta el punto que muchas empresas han empezado a tomar medidas. Nexbeat, por ejemplo, cuenta con habitaciones con camas en sus oficinas para que los trabajadores puedan dormir. Según un estudio de la Universidad de Michigan, los japoneses son los ciudadanos que menos duermen en el mundo: un promedio de 6 horas y 35 minutos. Los dueños de la compañía también le contaron a ‘The Guardian’ que sus empleados no pueden salir más tarde de las 9 de la noche ni hacer horas extras.

EL TIEMPO