La presencia de Lionel Messi en el Bernabéu es un misterio, pero Carlos Tevez tendrá hinchada propia

Como todo lo que ocurre fuera de un campo de juego alrededor de Lionel Messi está marcado por el silencio, el bajo perfil. Y a veces, hasta el misterio. Como en estas horas. Algunos medios, un portavoz no identificado de la Federación española dijeron que estará mañana en el Bernabé pero nadie del entorno del rosarino lo confirmó. Carlos Tevez, en cambio, tendrá apoyo de antiguos compañeros.

Está confirmado que “desde Messi” se compraron entradas para River-Boca. Se lo confirmaron a Clarín desde Barcelona aunque no aclararon si fueron desde su Fundación o desde su empresa “Lionel Messi Managment”. Lo más probable es que esos tickets sean para familiares o amigos del rosarino. O por relaciones públicas, de la Fundación o de la empresa.

Madrid no es una ciudad a la que Messi venga de visita. Casi no sale de Barcelona, salvo de vacaciones, cuando pasa unos días en Ibiza. Aquí viene para jugar con Real, Atlético, Rayo, Getafe o Leganés. Y no más. Estuvo, es cierto, como espectador, en aquel inolvidable 1-6 ante La Roja. Aquella vez se hospedó en el Eurostars Tower, el campamento de River.

Leo Messi se entrena en la Ciudad deportiva Joan Gamper, en la previa del clásico ante Espanyol. ¿Estará en el Bernabéu? EFE/Quique García
Leo Messi se entrena en la Ciudad deportiva Joan Gamper, en la previa del clásico ante Espanyol. ¿Estará en el Bernabéu? EFE/Quique García

Y a propósito, apenas empezó a correr la posible asistencia de Leo, empezaron los corrillos de los españoles: “Le va al River o al Boca”. Messi nunca lo diría. Los argentinos saben que alguna vez, allá lejos y hace tiempo dejó entrever que de muy pequeño “le tiraba” la banda roja además del amor incondicional por Newell’s. También se sabe que pudo ser jugador de River pero el club, en su momento, no aceptó pagar el tratamiento que sí concedió el Barcelona cuando el zurdo vino a probarse a La Masía. De Boca, Messi fue elogioso del aliento recibido en la Bombonera el día que jugó allí con la Seleccción. Comidilla que fascina a los hinchas, y a parte de la prensa, Digamos todo.

Messi juega esta noche un partido tan cargado de morbo como el River-Boca pero a escala catalana. En Cornelliá juegan Espanyol-Barcelona por la Liga. En su nuevo estadio, Espanyol no pudo ganarle nunca al Barca, pero en el viejo Montjuic una vez le impidió ser campeón ganándole en la penúltima fecha con un gol de Tamudo. La enemistad entre los hinchas es manifiesta. Y con algunos jugadores tambien. A Piqué le gritan de todo. Piqué no hace nada para atenuar la bronca. No se guarda decir que “jugamos con Espanyol de Cornelliá”, como diciendo que la zona del club “perico” no es Cataluña.

Rodrigo Bentancur fue compañero de Tevez en Boca. Mario Mandzukic lo fue cuando Carlitos era hombre de Juventus. Ambos estuvieron en la final de Champions que les ganó Barcelona en Berlín. Miralem Pjanic llegó a la Vecchia Signora el año que se fue Tevez pero lo atrae el River-Boca. Los tres estarán en el Bernabéu pero a última hora podrían sumarse otros jugadores del plantel. La Juve le ganó 1-0 a Inter, el viernes, por la Serie A.

El ex Boca Rodrigo Bentancur, en el 1-0 del viernes ante Inter. En las próximas horas, el uruguayo llegará a Madrid para presenciar la Superfinal. (REUTERS/Massimo Pinca)
El ex Boca Rodrigo Bentancur, en el 1-0 del viernes ante Inter. En las próximas horas, el uruguayo llegará a Madrid para presenciar la Superfinal. (REUTERS/Massimo Pinca)

Y antes de que el lector desespere del morbo, hay que decir que Cristiano Ronaldo no estará. Si algo de tensión le faltaba a la final de la Libertadores en España era que el portugués volviera al Bernabéu tras su tumultuosa salida del club blanco.

Germán Burgos visitó al plantel River, el viernes en el hotel Eurostars. Estuvo con su ex compañero y ahora manager, Enzo Francescoli., También con Marcelo Gallardo, naturalmente. Diego Simeone, que fue técnico de River, vale recordarlo, el viernes hizo una mención muy lavada al partido: “Ojalá puedan convivir en paz”. Se excusó de hablar de la Superfinal porque “estoy enfocado en el partido con el Alavés”. Ese partido que su Atlético ganó 3-0 en el Wanda Metropolitano y lo puso expectante en la Liga a la espera de un raspón de Barcelona y Sevilla. ¿Estará Simeone hoy en el paseo de la Castellana? Difícil.