Inflación de noviembre llegó a 4.72%, su segundo mes a la baja

CIUDAD DE MÉXICO (apro).– La inflación acumuló su segundo mes a la baja al registrar una tasa anual de 4.72% en noviembre pasado, informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Al interior del Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC), la inflación subyacente tuvo un alza de 0.25%, alcanzando una tasa anual del 3.63% en el onceavo mes del año.

Este tipo de inflación se obtiene eliminando del cálculo los bienes y servicios cuyos precios son más volátiles, o bien, que su proceso de determinación no responde a condiciones de mercado como los productos agropecuarios, energéticos y tarifas autorizadas por distintos órdenes de gobierno.

Por su parte, la inflación no subyacente, integrada solamente por los tres productos antes mencionados, registró un alza de 2.66% y una tasa anua del 8.07 por ciento.

Entre los productos que aumentaron más su precio se encuentran la electricidad, la cual se elevó 23.39%, luego de que el programa de tarifas eléctricas de temporada cálida terminó su periodo de vigencia durante noviembre en las ciudades como Mexicali, Ciudad Juárez, Culiacán, Chihuahua, Hermosillo, Matamoros, Colima, La Paz, Huatabampo, Ciudad Jiménez y Esperanza.

Además, incrementaron los costos del jitomate en 31.98%; el tomate verde, 36.33%; las calabacitas, 25.82%; otros chiles frescos, 20.35%, y en menor medida, los precios de la vivienda propia, el huevo, el pollo, loncherías, fondas, torterías y taquerías, entre otros.

En contraste, disminuyeron los precios del gas doméstico LP, el aguacate, la papa y otros tubérculos, la naranja, cebolla, limón, pera, azúcar, televisores, así como las lociones y perfumes.

En la última Minuta de la reunión de la Junta de Gobierno con motivo de la decisión de política monetaria, el Banco de México advirtió de riesgos sobre la inflación como la adopción de políticas del actual gobierno que pudieran afectar estructuralmente el proceso de formación de precios de la economía mexicana.

También, la cotización de la moneda mexicana frente al dólar, las presiones en los precios de los energéticos o el incremento en algunos productos agropecuarios; asimismo, que se presenten un aumento de medidas proteccionistas a nivel global.