Excepcional dispositivo de seguridad para el partido entre Boca y River

El partido empezará a las 7:30 pm en el estadio del Real Madrid, el Santiago Bernabéu, a 10.000 kilómetros de Buenos Aires, donde estaba prevista su celebración el 24 de noviembre. Sin embargo, el ataque al autobús de Boca Juniors cuando llegaba al estadio Monumental de River y que dejó a dos jugadores heridos frustró el programa.

A pesar de que la final se jugará en otro continente, se espera que lleguen personas de todo el mundo, sobre todo miles de hinchas argentinos. Más de 40.000 entradas se pusieron a la venta en internet para los hinchas residentes en el extranjero, 20.000 para cada club.

En cuanto a la seguridad, el dispositivo es excepcional: alrededor de 4.000 agentes entre policías nacionales, municipales, seguridad privada contratada por el Real Madrid, Cruz Roja y servicios de emergencia.

Sólo la policía nacional movilizará a más de 2.000 efectivos, más que los desplegados para la final de la Liga de Campeones celebrada en Madrid en 2010 o para el “clásico” Real Madrid-Barcelona celebrado cinco días después de los atentados de París en 2015.
 
El principal temor es la llegada de integrantes de las “barras bravas”, entre 200 y 300 aficionados “particularmente violentos” de cada equipo han sido identificados por las autoridades españolas y argentinas, declaró el delegado del gobierno español en la región de Madrid, José Manuel Rodríguez Uribes.

Algunos podrían ser directamente reenviados a Argentina una vez aterrizados si tienen “delitos graves” en su expediente judicial, aseguró. De hecho, un líder de la barra brava de Boca, aterrizado el jueves en el aeropuerto de Madrid, ya fue deportado a Argentina.