ENTREVISTA: Festival de Cine de La Habana es espacio imprescindible, afirma su presidente

CUBA-HABANA-FESTIVAL DE CINE

Imagen del 4 de diciembre de 2018 de un hombre caminando cerca de un cartel publicitario que anuncia el Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano, en la calle L en la localidad del Vedado del municipio Plaza de la Revolución, en La Habana, Cuba. (Xinhua/Joaquín Hernández)

Por Noemí Galbán

LA HABANA, 7 dic (Xinhua) — El Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano en La Habana, Cuba, reúne desde hace cuatro décadas a realizadores y público del séptimo arte, con el propósito de dialogar, crear y defender uno de los más importantes escenarios cinematográficos del mundo.

En entrevista con Xinhua, su presidente, Iván Giroud, afirmó que “los festivales, como todos los eventos, deben existir mientras tengan sentido. Mientras los circuitos de exhibición no visibilicen este cine durante todas las épocas del año, pues el Festival del Nuevo Cine Latinoamericano seguirá siendo imprescindible”.

El destacado promotor cinematográfico cubano sostuvo que otro elemento que ha permitido la permanencia de la cita habanera, considerada el mayor evento cultural multitudinario de la isla y uno de los más consagrados de la región, es su constante renovación.

“Es un logro haber llegado a 40 años siendo un Festival que está todo el tiempo descubriendo nuevos talentos y queriendo a los que ya descubrió. La clave está en construir ese diálogo entre todas las generaciones, y trabajar en la consolidación de un proyecto de un cine diferente, de autor, latinoamericano”, explicó.

Giroud destacó el objetivo intelectual del Festival: “Es una de las grandes labores que tenemos, defender el cine de nuestros países y construir ese público para que los espectadores no se queden adormecidos con ese cine que les llega fácil y que no tienen ninguna propuesta al intelecto”.

A partir de una idea del fallecido líder cubano, Fidel Castro, y del Premio Nobel de Literatura, el desaparecido escritor colombiano Gabriel García Márquez, el Festival de La Habana fue creado en 1979 por un grupo de cineastas latinoamericanos, liderados por el intelectual caribeño Alfredo Guevara, gestor y presidente del Festival hasta su muerte en 2013.

La cita fue concebida como un espacio de convergencia capaz de aglutinar a creadores del continente y brindarles un espacio para el encuentro y la exhibición de sus cinematografías.

Desde su inicio, el certamen se propuso reconocer y difundir las obras que contribuyan, a partir de su significación y valores artísticos, al enriquecimiento y reafirmación de la identidad cultural latinoamericana y caribeña.

En este contexto, Giroud explicó que “hay cientos de millares de espectadores que siguen al cine latinoamericano, y eso es un gran mérito del Festival y de Cuba, un país que en las situaciones más difíciles no ha dudado un segundo de la importancia del Festival, y ha hecho lo imposible porque siga existiendo”.

Anualmente, el evento convoca a los Concursos de Ficción, Cortos y Mediometrajes, Documental, Animación, Operas Primas, Guiones Inéditos, Filmes en posproducción y Carteles.

En esta oportunidad, están en competencia 161 propuestas, aunque otras 212 obras de 40 países y regiones también serán exhibidas durante los próximos nueve días, pues el programa del Festival integra una amplia y representativa muestra del cine contemporáneo proveniente de todo el mundo.

Asimismo, se organizan encuentros y seminarios sobre diversos temas de interés cultural, especialmente relacionados con el séptimo arte.