Colombia tiene subcampeón mundial de Freestyle

Volante creativo, un 10 clásico de no correr mucho, de pase gol. También un crack en el microfútbol de calle, con los parceros de la Comuna 15 de Guayabal en Medellín, siempre, desde que tiene uso de razón, tuvo un balón cerca, con el que conquistó sus mayores éxitos, pero en el football freestyle, en el que ‘Boyka’ es el mejor exponente de Colombia, el subcampeón mundial de la temporada 2018 y número dos del escalafón internacional.

Ya son siete años consecutivos presente en la élite mundial para Sebastián ‘Boyka’ Ortiz, el colombiano que con el freestyle cumplió los sueños que el fútbol tradicional le frustró cuando intentó ingresar a las divisiones menores de Atlético Nacional y le dijeron que no.

Por eso tiene claro que el football freestyle le devolvió la ilusión que le quitó el fútbol, le dio una nueva vida, le permitió vivir del deporte y darle una mejor calidad de vida a su familia, gracias a Ronaldinho Gaucho, de quien veía videos y lo trataba de imitar dentro y fuera de la cancha.

Y el 2018 fue de consolidar todo, porque terminó tercero en el World Máster de Tokio, evento que reunió a los mejores 16 del mundo, para luego pasar a una experiencia única, la Copa Mundial de la FIFA Rusia-2018, en la que compartió con aficionados de todo el planeta en la Plaza Roja de Moscú.

“Estaban los mejores freestylers del mundo. Le gané al francés en octavos, perdí contra el de Filipinas en semifinal y por el tercer lugar le gané a un polaco, en un evento que hay que darlo todo en cada duelo, con mucha concentración para que no caiga el balón”, aseguró ‘Boyka’.

De la experiencia en Rusia reconoció que “fue increíble estar en la Plaza Roja de Moscú, haciendo freestyle, con gente de todo el mundo y mucho colombiano, pero con un sólo idioma, el balón y tenía algo programado con la Selección Colombia, pero después del partido contra Japón y como perdieron, cancelaron el evento”.

Pero el cierre de la temporada fue mejor, porque en el Campeonato Mundial de Praga, en República Checa, fue subcampeón mundial, para así quedarse con el segundo lugar del escalafón mundial de la Asociación Mundial de Football Freestyle y pensar en mejorar todo para el 2019.

“El Mundial es mucho más exigente, porque es una semana completa de competencias, con grupos de muchos freestylers, son más de 400 competidores, y se van eliminando hasta encontrar los mejores 16, entre los que de nuevo quedé para tomar revancha en octavos contra el de Filipinas, después contra Polonia y Japón para llegar a la final, en la que perdí contra un noruego”, dijo el antioqueño.

El próximo año, los retos de ‘Boyka’ son los mismos: “en enero competiré en Manizales Gravity, con una exhibición de freestyle, también un latinoamericano en México, el Mundial de nuevo en República Checa y en enero anuncian lugar y fecha del próximo top16, al que también estoy clasificado”.