Brent sube 5%, continúan las negociaciones para bajar la producción del crudo

“Vamos a reducir en 1,2 millones de barriles diarios en total” declaró a la prensa. El ministro precisó que los 14 países que conforman actualmente la Organización de los Países Exportadores de Petróleo (OPEP) reducirán su producción en 800.000 barriles, y sus 10 aliados en 400.000.

La incertidumbre había flotado en la reunión tras las declaraciones pesimistas del peso pesado del cartel, Arabia Saudita.

“No, no confío” en que se llegue a un acuerdo, había sorprendentemente admitido el jueves el ministro de Energía de Arabia Saudita, Jaled al Faleh, tras una primera jornada de negociaciones en la sede de la  en Viena.

Lea también: En 2019 habrá más petróleo del que se necesita, productores evalúan un acuerdo

Pero la realidad acabó imponiéndose, después de que los ministros constataran que hay más oferta que demanda.

Los precios habían caído más del 30% en los últimos dos meses.

Una buena noticia para los consumidores, pero mala para los productores, muy dependientes de sus ingresos petroleros.

El recorte será calculado a partir de los niveles de producción de octubre y será reevaluado en abril, precisó un portavoz del cartel, Tafal al Nasr. 

Poco antes del fin de la reunión, el precio del crudo subía un 5% en el mercado londinense. A las 14H00 GMT, el precio del barril de petróleo Brent del mar del Norte, la referencia en Europa, para entrega en febrero subió bruscamente un 5,01% hasta los 63,07 dólares. También el WTI, crudo de referencia en Estados Unidos, registraba una disparada casi igual.

Le puede interesar: Rusia y Arabia acuerdan reducir producción de petróleo hasta 2018

El acuerdo no estuvo exento de dificultades. El ministro de Energía ruso, Alexander Novak, recordó el jueves que en pleno invierno, las “condiciones climáticas” rusas hacían “mucho más difícil reducir (la producción) que para otros países”, dando a entender que un posible esfuerzo de Moscú se efectuaría más tarde.

Por su lado, Arabia Saudita debía hacer frente a la presión de Estados Unidos, en situación de debilidad después de la indignación internacional que generó el asesinato del periodista crítico con el poder del reino Jamal Khashoggi en el consulado saudita en Estambul.

Antes de esta reunión en Viena, el presidente estadounidense, Donald Trump, que presiona a la OPEP desde hace meses, instó a la organización a no hacer subir los precios del crudo, con la vista puesta en los consumidores estadounidenses.

El ministro saudita replicó el jueves que Washington “no está en posición de decirnos lo que debemos hacer”. “No necesito el permiso de nadie para disminuir” la producción, agregó.

Su rival político y tercer productor de la OPEP, Irán, propuso un recorte de más de un millón de barriles diarios, aunque reclamaba quedar exento de cualquier reducción al estar sometido ya a las sanciones de Estados Unidos.

La OPEP y sus aliados controlan desde que formalizaron su pacto, hace dos años, la mitad aproximadamente de la producción mundial de crudo.