Sale a la luz el conflicto entre la reina Isabel y Meghan Markle antes de su boda

Una de las grandes protagonistas del día de su boda fue su tiara. Pero, ¿fue esa la primera elección de Meghan Markle para ese momento tan especial en su vida? Pues parece que no.

Según el periódico británico The Sun, la duquesa de Sussex tenía otra opción en mente. En realidad la tiara que ella quería llevar a toda costa era una de esmeraldas que posteriormente lució la princesa Eugenia en su enlace matrimonial. Sin embargo, acabó llevando la de diamantes de la reina María.

“Meghan tenía su corazón puesto en esta tiara de esmeraldas y el príncipe Harry se puso muy furioso cuando le comunicaron que sería imposible que ella pudiera lucirla”, dijo una fuente al mismo periódico.

Según la publicación, una de las razones principales por las que la monarca se negó fue por la dudosa procedencia de las joyas de esta tiara. “Había preocupaciones de que pudiera venir de Rusia”, continúa la fuente.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

El palacio de Kensington no ha querido dar declaración alguna de lo que ha contado el diaro The Sun. Lo que sí tenemos claro es que Meghan aseguró en su momento que la reina Isabel se reunió con el príncipe Harry y con ella para elegir una tiara de la colección que posee la familia.

Otra de las publicaciones en confirmar que la tiara inicial que quería Meghan era la de esmeraldas ha sido The Times, pero su polémico origen hizo que su petición no fuese aceptada. Meses después el ‘conflicto’ entre la monarca y la exactriz sale a la luz para sorpresa de todos.