Los escarabajos están de moda

En días recientes, Luis Fernando Saldarriaga, un pulidor de diamantes en el ciclismo colombiano, indicaba que eran varios los secretos que tenía para hacer brillar a los pedalistas que llegaban a sus manos.

“No solo veo músculo, fisiología y biomecánica, también analizo la trascendencia que como persona pueda tener cada corredor. Uno se tiene que imaginar el ciclista siendo campeón y preguntarse si tiene la personalidad para soportarlo. Si posee espíritu, actitud. El trabajo sicológico es vital, si es capaz de soportar la presión…”, expresaba el audaz entrenador, quien dirigió a hombres que desde hace un lustro le vienen dando alegrías a Colombia, como Nairo Quintana (hoy en el Team Movistar), Esteban Chaves (Mitchelton), Sergio Henao (UAE), Darwin Atapuma (Cofidis) y Járlinson Pantano (Trek).

Recientemente se anunció que uno de sus pupilos en el Manzana Postobón Team, el velocista Sebastián Molano, con 13 victorias en la temporada, fue contratado por el UAE Emirates. Mientras que ayer el equipo Astana, al que pertenecen los ciclistas Miguel Ángel López y Rodrigo Contreras, confirmó que se hizo a los servicios de otro representante que llegó al Manzana en 2016: Hernando Bohórquez.

“El ciclismo es perseverancia, aguante. En el Manzana tuve muchos aprendizajes gracias al profe Saldarriaga; ahora espero ponerlos en práctica en el Astana, en el que cumpliré el sueño de todo corredor: pertenecer a un equipo del World Tour; estoy muy feliz”, comentó ayer Bohórquez, padre de Yeicob, de un año de nacido, y casado con Paola Peñuela.

“Desde que se trabaje con esmero los frutos se recogen. Mi paisano Miguel Ángel fue fundamental para que yo llegara también allá. Espero ser muy eficiente en el equipo, luchar para que mis compañeros logren buenos resultados”, agregó Hernando, quien va bien en la montaña y en la contrarreloj.

El deportista, de 26 años, ganó esta temporada la Clásica de El Carmen de Viboral y viene de ser subcampeón del Tour of Qinghai Lake, en China. Ahora espera conquistar otras tierras como otros compatriotas, quienes han abierto caminos en las grandes escuadras del pedalismo mundial. El éxodo de los escarabajos no para.