La muerte no da tregua: sigue drama tras volcada que mató a toda una familia en Boyacá

Un dolor inmenso embarga el corazón de los sogamoseños que presenciaron un nuevo fatal hecho en las carreteras rurales el pasado fin de semana, en que tres miembros de una sola familia perecieron luego de que su vehículo cayera a un precipicio. La única sobreviviente de la parentela luchó durante cinco días, pero no resistió.

La familia Castillo Rivas, compuesta por cuatro miembros, celebraba una fiesta de primera comunión en la vereda el Hatillo de Sogamoso cuando de momento, a la 1:00 de la madrugada, el carro en el que se desplazaban se precipitó por un abismo. Dicen las autoridades que al parecer el conductor le cogió el sueño.

Como causa del hecho Elver Castillo, su esposa Claudia Rivas y su hija Sharon Dayana de 14 años murieron instantáneamente. Sin embargo, una luz de esperanza parecía brillar, la hija mayor de los Castillo Rivas, Neyi Yulei, había sobrevivido, junto con un joven amigo de la familia.

Sin embargo, cinco días después falleció Neyi Yurlei, que parecía no darse por vencida luego del fatal accidente, esto tras estar en un coma inducido que dejaba la ilusión intacta para que se levantara de la cama. A pesar de fugaces destellos de vida, ‘Yiyi’, como le llamaban sus amigas del colegio, no despertó nunca: la herida en su cabeza le pudo más que sus deseos de vivir.

Eran las 10:53 de la mañana del viernes 9 de noviembre cuando médicos dictaminaron la muerte por paro cardiorrespiratorio. Ahora, seguramente en el cielo se reunió con sus parientes. Todo indicaría que las condiciones de la vía, junto con un posible microsueño, ocasionaron los desafortunados hechos. El otro ocupante del vehículo, Dumar Padilla Vargas, aún sigue bajo pronóstico reservado.