Kovac y el Borussia, dos partidos en uno

Todo o nada para Kovac. Su Bayern viaja hasta Dortmund para enfrentarse a un Borussia líder, que amenaza con sentarse en el trono de la Bundesliga. Un partido siempre eléctrico, intenso, agradable para el espectador. Un choque tras el que Kovac, de perder, podría salir muy mal parado.

Su relación con la plantilla no es la mejor. No lo es desde el inicio e incluso en Alemania se ha venido en las últimas semanas de que un grueso importante de jugadores podrían boicotearlo para así conseguir su despido. No obstante, el club salió en su defensa en una rueda de prensa en la que atacó a los medios.

No contará con Robben, aunque en el otro bando puede que se libre de Alcácer, al menos en el once. Sea como fuere, su cargo podría estar en juego en un ‘Clásico’ que deja tantos vencedores como vencidos. Siete puntos de distancia para un equipo hecho para ser campeón serían demasiados.

No hay más cera que la que arde para Kovac, quien probablemente soñó con otra tesitura en su salto a un banquillo de élite. Tiene tiempo para reaccionar, pero el cambio pasa por este sábado. Por ganar en Dortmund, por lograr que el Bayern vuelva a ser el Bayern.

A tenor de las palabras del presidente bávaro, Hoeness, Kovac no sería fulminado si su equipo sufre una derrota, por contundente que fuera. Huelga decir que su figura quedaría tocada y un próximo varapalo sí que podría dar con sus huesos fuera de Múnich. Y si no que se lo pregunten a Ancelotti.