Investigan caso de niño enterrado vivo por mineros del oro en Bolivia

La policía de Bolivia investiga a mineros por el presunto entierro de un niño vivo como ofrenda a la Pachamama (Madre Naturaleza) para tener éxito en la búsqueda de oro en el norte del departamento de La Paz, reportaron ayer medios locales.

Los padres del niño recién hoy denunciaron la desaparición que ocurrió en la comunidad campesina Aucapata de la provincia Muñecas, a 420 kilómetros al noreste de La Paz.

“Mi hijo fue secuestrado y testigos aseguran que fue sacrificado en una mina de oro. Con mi ‘wawa’ (niño) han pagado a la mina para que encuentren más oro”, relató la madre.

El menor fue visto por última vez en inmediaciones de la plaza de Pusillani que está en la provincia Muñecas, una región de difícil acceso donde existen varios yacimientos de oro.

También denunciaron que otros niños fueron secuestrados para ser ofrendas humanas en las minas de oro de La Paz.

La policía de Bolivia, por otra parte, no logró aclarar otras denuncias sobre el uso de recién nacidos como ofrendas al volcán Sabaya en el departamento de Oruro por bandas de contrabandistas que operan en la frontera con Chile.