Descubren dos nuevos planetas rebeldes en la Vía Láctea

No todos los planetas son iguales: hay sólidos, acuáticos, de gas, grandes, pequeños, etc. Pero también existen planetas que no orbitan ninguna estrella. A estos se les llama planetas rebeldes, errantes, vagabundos o huérfanos, y de acuerdo a una nueva investigación publicada en el sitio de pre-impresión Arxiv, dos de estos planetas interestelares acaban de ser descubiertos.

Como es de imaginarse, al no tener una estrella madre a la cual opacar mientras pasan frente a ella, es mucho más difícil ubicarlos. Por eso, para encontrar estos planetas huérfanos se debe confiar en un fenómeno llamado microlente gravitacional, el cual ocurre cuando un planeta pasa frente a una estrella de fondo distante y la gravedad del planeta se comporta como una lente, deformando y ampliando la luz de la estrella.

Ese es el método que Przemek Mróz en la Universidad de Varsovia en Polonia y sus colegas utilizaron para encontrar estos dos nuevos mundos (uno de los cuales es el más pequeño que hayamos visto). El equipo utilizó datos del Experimento óptico de lentes gravitacionales, un estudio del cielo que busca eventos de lentes gravitacionales.

El tamaño aún no está definido

Sobre la base de los pocos mundos de masa terrestre como este que hemos encontrado y lo difíciles que son para detectarlos, el equipo calculó que los planetas errantes podrían ser más comunes que las estrellas en la Vía Láctea, aunque solo se han descubierto 10 hasta el momento.

Uno de los planetas que Mróz y sus colegas vieron es aproximadamente dos o veinte veces la masa de Júpiter, dependiendo de lo distante que esté. El otro es aproximadamente 2,3 a 23 veces la masa de la Tierra, lo que lo convierte en uno de los planetas vagabundos más pequeños que hayamos detectado.

El equipo no puede estar seguro de cuán grandes son estos planetas porque no han sido capaces de medir con precisión qué tan lejos están: las estimaciones se basan en que si están ubicados en el disco principal de la galaxia o en el bulto más distante alrededor de la Vía Láctea.

“Es como si estuvieras mirando las estrellas y alguien tiene un montón de lentes de aumento y las está moviendo ocasionalmente frente a la estrella”, dice a New Scientist David Bennett, del Centro de Vuelos Espaciales Goddard de la NASA. “¿Cómo puedes saber qué tan cerca está la lupa si todo lo que ve es la luz de la estrella? No es así de fácil”.

El origen de estos planetas rebeldes aun es un misterio. Mientras que una de las hipótesis sugiere que podría tratarse de un objeto que ha sido expulsado del sistema estelar en el que se formó, la otra indica que podría ser una estrella fallida. Solo la Vía Láctea puede tener miles de millones de planetas vagabundos.

Por ahora, acá en nuestro propio vecindario tenemos un posible planeta que todavía no podemos detectar aunque estamos casi seguros que existe: el misterioso planeta 9.

*Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.​